Blog | Europreven - Servicios de Prevención de Riesgos Laborales
Esta web usa cookies propias y analíticas. Al seguir navegando, usted acepta el uso que hacemos de estas. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Aceptar Más información

Blog

Conoce las últimas noticias de la mano de Europreven

10

Oct, 2017

¿Implicas a la dirección en la cultura preventiva de tu empresa?

#PRL #Empleado #Seguridad #Prevención #Trabajo #Empleo



¿Cuál es el factor crítico en nuestra organización?

La participación de la Dirección y la cadena de mando en la PRL es uno de los mayores impulsores, u obstáculos, para el desarrollo adecuado de los valores de una cultura preventiva fuerte y arraigada, o la falta de ellos en las organizaciones.

Curiosamente, en muchas ocasiones, nos encontramos con que la implicación y participación de la Dirección y la cadena de mando en el sistema de gestión preventiva de la empresa no se realiza de manera explícita, es decir está diluida o al menos así lo perciben los trabajadores. De esta manera estamos perdiendo, por tanto, un activo muy valioso para la mejora de las condiciones de seguridad y salud de todos los trabajadores.

Por todo lo anterior, debemos asegurar que la Dirección y los mandos de nuestra compañía:

• Conocen y asumen los valores en materia de seguridad y salud de la organización, su cultura preventiva y actúan de forma alineada a los mismos, asumiéndolos como propios

• Conocen sus responsabilidades en materia de PRL, las consecuencias de su incumplimiento, sus funciones concretas en materia de seguridad y salud y están dotados de autoridad para ejercerlas.

• Disponen de información/formación que les capacite para llevar a cabo correctamente dichas funciones.

• Existen y son conocidos los canales/foros adecuados de comunicación ascendente, descendente y transversal

Para conseguir estos objetivos, disponemos de distintas herramientas que concreten la actuación de la Dirección y cadena de mando en materia de seguridad y salud de la organización. A continuación os facilitamos una relación no exhaustiva de las mismas, teniendo en cuenta siempre que estas actuaciones deben englobarse y estar alineadas con la cultura general de cada organización, por lo que será necesario adaptarlas en cada caso.

• Incluir un apartado específico en el orden del día de las reuniones habituales (Comité de Dirección, jefes de Departamento, etc.) de la línea de mando para tratar temas relacionados con la seguridad y salud.

• Charlas de Seguridad, entre la línea de mando y los trabajadores: Pueden ser específicas de seguridad o estar englobadas dentro de las reuniones habituales de producción/operaciones. Es importante que los empleados escuchen a su jefe directo y resto de la línea jerárquica, hablar sobre seguridad y salud. Se debe procurar que en estas charla participen los empleados, incluso se puede proponer que sean ellos los que dirijan alguna de las charlas.

• Grupos de mejora de seguridad y salud: Crear grupos de trabajo que se reúnen periódicamente para trabajar en la propuesta, análisis a implantación de mejoras en materia de seguridad y salud

• Inspecciones de Seguridad: Establecer que la Línea de mando participe o realice inspecciones de seguridad de las instalaciones, equipos, etc. De su área de actuación o de otros departamentos

• Observaciones Preventivas de Seguridad (OPS): Establecer que la Línea de mando participe o realice Observaciones Preventivas de Seguridad de su área de actuación o de otros departamentos

¿Cómo ponemos esto en marcha? Si en tu empresa la Dirección y la cadena de mando no está habituada a realizar estas actividades, lo primero es trabajar sobre su disposición, motivación y capacitación para afrontar estas nuevas actuaciones.

Lograremos un mayor impacto si los responsables de cada acción lo hacen motivados, convencidos de su utilidad y disponen de las herramientas, entrenamiento y formación para hacerlo bien. Para lograr esto, debemos:

• Presentar las distintas acciones dentro de un proyecto único y global, incluido dentro de la estrategia general de la compañía, contando con el apoyo explícito y visible de la alta dirección.

• Establecer objetivos e indicadores concretos para medir la eficacia de las distintas acciones.

• Procedimientos/Instrucciones claros, sencillos y concretos, con criterios unificados.

• Dar información previa a todos los implicados: Qué se va a hacer, por qué cómo se medirán los resultados, beneficios esperados, etc...

• Dotar a los implicados de herramientas que mejoren sus habilidades de liderazgo y comunicación (Coaching específico).

• Apoyo por parte de departamento de prevención durante todo el proceso.

• Procedimiento de presentación y seguimiento de los resultados.

Ya por último, destacar la importancia del seguimiento y feed-back a los implicados en cada actividad de las acciones acordadas en la misma, mejoras propuestas, etc. Todos deben considerar y comprobar que estas acciones son herramientas de mejora, tanto de la gestión preventiva, como de las condiciones de seguridad y salud de todos.


Xavier Pladevall





Amplia gama de servicios de prevención de riesgos laborales