Esta web usa cookies propias y analíticas. Al seguir navegando, usted acepta el uso que hacemos de estas. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Aceptar Más información

Blog

Conoce las últimas noticias de la mano de Europreven

11

Oct, 2016

ABSENTISMO LABORAL cómo comenzar a invertirlo

Absentismo

Viene siendo un hecho objetivo y contrastado que con la crisis, la tasa de absentismo en España se redujo hasta el punto de que algunas personas que deberían haberse cogido bajas no lo hicieron, ante el temor a perder sus puestos de trabajo.

Esta tendencia fue cambiando a partir del 2014, coincidiendo con la gradual mejora de nuestra economía.

Así, ya en el 2015, la tasa volvió a repuntar hasta el 4,7%, tras haber bajado durante seis años, entre 2007 y 2013, coincidiendo con los años más duros de la crisis económica, y se prevé que cuando cerremos este 2016, la cifra habrá repuntado un poco más.

Cerrado ya el pasado 2015, se ha podido cuantificar el coste total del absentismo por incapacidad temporal por contingencias comunes en dicho año, elevándose el mismo a más de 61.300 millones, lo que supone un incremento del 10,11% respecto al año anterior (2014).

Dicha cifra supuso en costes directos,

• 5.132 millones a la Seguridad Social por prestaciones económicas.

• 3.857 millones a las empresas por el abono de la prestación económica en los primeros días de baja.

• El coste de oportunidad en términos de producción de bienes y servicios ascendió a 52.387 millones.

Muchos puntos de vista hay a cerca de las causas que motivan estos altos niveles de absentismo.

Un innegable hecho a destacar es que, España junto a Suiza, Dinamarca, Finlandia, Estonia, Australia, Canadá y Estados Unidos, encabezan la lista de países con mayor nivel histórico de bajas laborales. Por ello, los datos sugieren, que el absentismo es superior en aquellos países en los que la cobertura por enfermedad es más generosa y/o se obtiene con más facilidad.

¿Qué hacer? Un buen comienzo sería trabajar en dignificar más si cabe, a todos los trabajadores en sus áreas y puestos de trabajo, empezando por preocuparnos más por ellos en su formación continua, en su seguridad, en la vigilancia de su salud, en la promoción a través de la misma de unas medidas de vida y trabajo saludables,  en adoptar medidas de flexibilidad que permitan a los trabajadores conciliar mejor su vida personal y profesional... sería un buen comienzo.

Para apoyar esas medidas (Formación, Seguridad en el Trabajo, Ergonomía y Psicosociología Aplicada, Higiene Industrial y Vigilancia de la Salud y controles médicos), sería un buen comienzo concertar con un servicio de prevención de riesgos laborales de vanguardia, y atender la evaluación de riesgos, así como la planificación, que engloban en buena parte las medias con concretas a adoptar.





Tomás Rosser Alós




Amplia gama de servicios de prevención de riesgos laborales