Esta web usa cookies propias y analíticas. Al seguir navegando, usted acepta el uso que hacemos de estas. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.

Aceptar Más información

Blog

Conoce las últimas noticias de la mano de Europreven

09

Feb, 2021

El recurso preventivo: una figura esencial en el marco de la PRL

#PRL #Prevención #Empleado #Empresa #Salud #Riesgo #CulturaPreventiva

A pesar de que la figura del “recurso preventivo” fue incluida a finales del 2003, con la aprobación de la Ley 54/2003, la cual reformó la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, sigue siendo una gran desconocida para muchos.

Al detectar problemas en la funcionalidad y eficacia de los sistemas preventivos empresariales, el legislador decidió acuñar un nuevo elemento para reforzar la seguridad de las personas trabajadoras en algunos sectores cuya actividad presenta un mayor riesgo de sufrir un accidente laboral o enfermedad profesional. De este modo, se concibió al Recurso Preventivo como un elemento complementario en el marco de la PRL que lograra garantizar el cumplimiento de las medidas adoptadas en el marco de una evaluación de riesgos, y contempladas en la planificación de la actividad preventiva, y así controlar que no se produzcan desviaciones respecto a lo previsto inicialmente.

¿Qué es el recurso preventivo?

Si bien es cierto que la normativa no establece una definición clara y precisa del recurso preventivo, se entiende que el recurso preventivo se encuentra constituido por una o varias personas, designadas por la empresa, que disponen de una formación y capacidad adecuada para velar y supervisar el cumplimiento de las acciones y medidas preventivas que lo requieran.

Así pues, se trata de un “elemento complementario” a la actividad preventiva en sí misma, la cual será desarrollada de conformidad con la modalidad de organización de la PRL elegida por la empresa. 

Recordemos que la actividad preventiva de una organización puede llevarse a cabo de distintas formas, en atención a las características de la misma. Se puede optar por:

  • Designar a uno o varios trabajadores para el desarrollo e implementación de un Servicio de Prevención de Riesgos Laborales Propio, los cuales dispongan de la formación y conocimientos suficientes para ello. 
  • Que el propio empresario asuma los requisitos preventivos y ejercite las acciones necesarias para su correcto desarrollo. Esto es posible cuando se trata de organizaciones que dispongan hasta 10 empleados o, 25 trabajadores si estos se encuentran en un mismo centro de trabajo, siempre y cuando no se desempeñen actividades consideradas como de “mayor riesgo”. 
  • Crear un Servicio de Prevención Propio. Realmente, sólo tienen capacidad para ello las grandes empresas y, además, están obligadas a disponer del mismo aquellas que tengan más de 500 trabajadores, o 250 empleados si realizan tareas consideradas como de “mayor riesgo”, o cuando así lo disponga la propia autoridad laboral. 
  • Contratar un Servicio de Prevención Ajeno que asuma las responsabilidades preventivas y lleve a cabo el completo desarrollo de la prevención en tu entidad.

Con independencia de cuál sea la forma que finalmente se escoja para organizar la actividad preventiva, será obligatorio contar también con ese denominado “recurso preventivo” cuando la empresa se sitúe en alguno de los supuestos recogidos en el artículo 32 bis de la LPRL, desarrollados por el Real Decreto 604/2006, e incorporados como artículo 22 bis en el Real Decreto 39/1997 por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención. 

 

 Supuestos en los que se deben designar a recursos preventivos

 

De conformidad con la normativa mencionada, principalmente distinguimos tres supuestos donde la empresa, además de llevar a cabo todas las medidas preventivas necesarias para garantizar la protección y seguridad de las personas trabajadoras, también deberán designar a recursos preventivos cuando: 

  1. Cuando los riesgos puedan verse agravados o modificados en el desarrollo del proceso o la actividad, por la concurrencia de operaciones diversas que se desarrollan sucesiva o simultáneamente y que hagan preciso el control de la correcta aplicación de los métodos de trabajo -Artículo 32 bis LPRL-. 

Así pues, la empresa estará obligada a contar con recursos preventivos cuando se den, simultáneamente, los siguientes requisitos: 

  • La concurrencia sucesiva o simultánea de operaciones o actividades. 

  • La posibilidad de que los riesgos existentes se agraven por esa concurrencia sucesiva o simultánea. 

  • Que exista la necesidad de controlar la correcta aplicación de los métodos de trabajo.
  1. Cuando se realicen actividades o procesos que reglamentariamente sean considerados como peligrosos o con riesgos especiales

En este sentido, se consideran como actividades o procesos peligrosos o con riesgos especiales: 

  • Trabajos con riesgos especialmente graves de caída desde altura.
  • Trabajos con riesgos de sepultamiento o hundimiento. 

  • Actividades en las que se utilicen máquinas que carezcan de declaración CE de conformidad, por ser su fecha de comercialización a la exigencia de tal declaración con carácter obligatorio. 
  • Trabajos en espacios confinados. 
  • Trabajos con riesgo de ahogamiento por inmersión.  

3. Cuando la necesidad de dicha presencia sea requerida por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, si las circunstancias del caso así lo exigieran debido a las condiciones de trabajo detectadas. 

Este supuesto hace referencia a la posibilidad de que la Inspección de Trabajo y Seguridad Social pueda requerir la presencia de recursos preventivos en el centro de trabajo si, realizada una visita de inspección y recabada la información necesaria, se considere que las medidas preventivas adoptadas en dicha empresa son insuficientes o inadecuadas para garantizar la seguridad y la salud de las personas trabajadoras. 

Cuando no se puedan adoptar las medidas preventivas necesarias de forma inmediata, la ITSS podrá requerir a la empresa que incorpore recursos preventivos en dichas actividades, aún de forma temporal hasta que se subsanen las deficiencias observadas en el sistema preventivo. 

 

Empresas que están obligadas a designar recursos preventivos

 

En base a lo expuesto, podemos distinguir principalmente dos tipos de empresas obligadas a designar recursos preventivos: 

  1. Sector de la construcción -siempre y cuando la empresa actúe como empresa contratista, no subcontratista-. 
  2. Sectores distintos a la construcción -cuando se trate de empresas cuya actividad modifica o agrava el riesgo de las demás o realiza actividades o procesos peligrosos o con riesgos especiales-. 

¿Cómo designar a un recurso preventivo? 

En primer lugar, cabe señalar quienes son aquellas personas que pueden ser designadas como recurso preventivo. 

De conformidad con el artículo 32 bis.2 LPRL, pueden ser recurso preventivo: 

  • Uno o varios trabajadores designados o asignados de la empresa.
  • Uno o varios miembros del servicio de prevención propio de la empresa.
  • Uno o varios miembros del o los servicios de prevención ajenos concertados por la empresa.

La designación debe realizarse por escrito a través de un documento de nombramiento y no existe límite temporal para el desarrollo de dichas funciones -puede designarse con carácter temporal o indefinido-. Así mismo, existe la obligación por parte de los trabajadores designados, asignados o miembros del servicio de prevención propio, de aceptar la función de recurso preventivo. 

 La formación de los recursos preventivos

La normativa no dispone qué tipo de formación deben recibir los recursos preventivos para el ejercicio de sus funciones preventivas, limitándose a indicar que, en todo caso, deben tener la capacidad suficiente. 

A pesar de ello, se entiende que deben contar con una formación, al menos, de nivel básico -de 30 horas- , complementada con formación teórica y práctica, que incida en las normas, riesgos y medidas preventivas a aplicar y las actividades a vigilar, que motivaron su presencia. 

A esta regla general, debemos distinguir las siguientes excepciones:

  1. Formación básica de 50 horas  para aquellas empresas que desarrollen actividades peligrosas o con riesgos especiales. 
  2. Formación básica de 60 horas en trabajos en obras de construcción. 
  3. En aquellos casos donde la detección de riesgos puede requerir conocimientos de tipo técnico -como peligro de sepultamiento- o cuya prevención puede ser extremadamente compleja, será necesario que el trabajador designado disponga de formación de nivel intermedio o superior, o proporcionar formación complementaria y añadida al nivel básico.
  4. Xavier Pladevall




Suscríbete al blog

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Finalidades: Responder y gestionar sus solicitudes, remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, y hacerles llegar ofertas o informaciones que puedan ser de su interés, incluso por correo electrónico. Legitimación: El consentimiento del usuario. Destinatarios: Podrán ser dirigidos o cedidos a las empresas del grupo o que colaboran habitualmente con Europreven Servicios de Prevención de Riesgos Laborales, SL para fines promocionales o para enviarle comunicaciones relativas a los servicios prestados por las entidades dentro de las empresas del grupo, que se consideren que puedan ser de su interés. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en europreven@europreven.es. Información adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad.


Últimas publicaciones

 

Archivo de publicaciones

Amplia gama de servicios de prevención de riesgos laborales